SAMeCiPP

Efectos de la Radiación sobre el Cirujano

Temas de Actualización

Articulo del Dr. Daniel Niño Gómez

El Dr. Daniel Niño Gómez fue Presidente Honorario del Congreso SAMeCiPP 2013

El peligro de radiación en la cirugía ortopédica es un tema crítico no del todo bien apreciado 

La cantidad de radiación que produce efectos biológicos es expresada en Sievert:

1SV = 1 Joule / kg

Ejemplos de exposición normal son:

  • La radiación de fondo natural que recibimos a diario es de  0,01 mSv / día

  • Una radiografía de tórax es de 0,1 mili sievert-

  • Una angio-TC cardíaca tiene 6.7-13 mili-sievert.

La dosis de radiación necesaria para producir la enfermedad es  entre 500 y 1000 mSv que es igual a  la cantidad que los ciudadanos de Hiroshima se expusieron en el 1945.

Los  efectos somáticos están directamente relacionados con la dosis de radiación. Estos incluyen la enfermedad por radiación que ocurre tras la exposición a una dosis muy alta (500 a 1000 mSv).

Los efectos aleatorios de la radiación son diferentes. No existe un umbral seguro y el daño es acumulativo. Los efectos tardíos de estos pueden ser el cáncer de tiroides o la leucemia.

El valor umbral por año,  que no debe ser superado por los cirujanos, el personal o los pacientes es de 300 mili-sievert para la glándula tiroides, 150 mili-sievert para el ojo, y 500 mili-sievert para la mano.

La tendencia a utilizar procedimientos mínimamente invasivos en traumatología está aumentando.

Un estudio publicado en International Orthopaedics, mostró la dosis media de radiación durante algunos procedimientos.

Durante EEM la mano recibe 41,7 micro-sievert. Durante la aplicación de un fijador externo recibe 117 micro sievert.

Si se compara esto con los límites establecidos en las normas de seguridad para los profesionales expuestos a la radiación (300 a 500 mili-Sievert por año), estos procedimientos están muy por debajo del nivel recomendado. Sin embargo, si se acumulan estas dosis,  pueden  tener efecto patológico.

La radiación que no es absorbida por el paciente se dispersa, y esta radiación dispersada puede afectar al equipo y el cirujano.

Por cada mil fotones que llegan al paciente, 100-200 fotones se dispersan. Sólo 20 alcanzan el intensificador de imagen y el resto son  absorbidos por el paciente. 

Cuando un tubo de rayos X emite con 100 kilovoltios y 1 miliamperios a un paciente que este a 1 metro del tubo de rayos X, el  personal / cirujano recibe en el  área  genital  1,2 mili-Sv de radiación por hora. 

De pie en una distancia de 1 m del paciente disminuye exposición a la radiación a una cuarta parte que  cuando está de pie 50 cm de la paciente.

Por eso es muy importante asegurarse de que usted este parado a una distancia segura del paciente, intensificador de imagen, y del tubo de rayos x.

Es importante conocer el efecto de las posiciones del tubo de rayos-X.

Cuando usted tiene el tubo de rayos X por encima de la paciente a una distancia de 1 m, sus ojos reciben una dosis de 2,2 mili-Siverts por hora.

Cuando el brazo C se gira y el tubo de rayos X está por debajo del paciente se expone a sólo 55% de la radiación dispersada.

Por lo tanto, la posición del tubo de rayos X es de primordial importancia.

Como regla general  la posición del tubo de rayos X por debajo de la mesa de operaciones reduce las altas tasas de dosis en los ojos y tiroides.

La mejor configuración durante la cirugía es con el intensificador de arriba y el tubo de rayos X hacia abajo. Esto reducirá la dosis de radiación para el equipo y el cirujano por 3 o más veces

El cirujano no debe pararse en el lado del tubo de rayos X, ya que recibirán la radiación dispersa hasta 4.8 mili-Siverts por hora.

De pie en el lado del intensificador reduce la cantidad de exposición a la radiación recibida a  una décima parte.

Cuando el cirujano realiza un procedimiento de bloqueo  debe estar cerca de el intensificador y asegurar que el tubo de rayos X no está cerca de sus manos.

El personal debe mantenerse alejado de la zona del tubo de rayos X durante la fluoroscopia.

Las tasas de dosis en el torso del lado de los tubos de rayos X son 0,53 mili-sievert por minuto, mientras que en el lado del intensificador es sólo 0,02 mili-sievert por minuto.

Cuanto más se desea ampliar la imagen  más alta es la dosis.  No busque demasiada amplificación  porque entonces tendrá que aumentar la dosis  y, en consecuencia, aumenta la radiación dispersa.

Otro factor importante para reducir la radiación dispersa es la distancia del tubo de rayos X en relación con el paciente. 

Para reducir la radiación dispersa el paciente debe ser colocado tan cerca del intensificador de imagen y lo más lejos del tubo de rayos X como sea posible.

¿Qué parte del cuerpo está más expuesto a la radiación?

En los cirujanos de trauma son, por supuesto, las manos. Los cirujanos utilizan a menudo las manos para la reducción y comprueben la misma  al mismo tiempo.

La segunda parte del cuerpo son los ojos. Están más distante de la fuente de radiación, pero,  son el área más sensible del cuerpo a la misma. Este efecto somático causa las cataratas por radiación.

La tercera es la tiroides (el 85% de los carcinomas papilares son inducido por la radiación)

Por  lo tanto comprenda lo  importante que es proteger sus ojos, la tiroides, el cuerpo y las manos.

  • Las gafas con 0,15 mm de plomo atenúa la radiación en un 70%.

  • Un collar de tiroides disminuye la radiación dispersa de 2,5 veces .

  • Un delantal produce una disminución  de 16 veces.

  • Protección de las manos :  con el uso del guante la reducción es del 60% al 64% con 52 a 58 KV.

La industria también ha añadido algunas características para ayudar a reducir la radiación.

Una importante es integrar un láser al  intensificador de imagen, esto ayuda a posicionar correctamente el tubo.

Marcar sobre el cuerpo la zona a irradiar permite encontrar  la imagen mas rapidamente.

Otra característica importante es usar los disparos por pulsos, reducirá drásticamente la exposición a la radiación al paciente, al cirujano y al personal.

Nuestro objetivo debe ser reducir  la radiación dispersa y la exposición a la radiación de nosotros mismos.

Esto requiere un cambio de actitud. Por ejemplo marcar el cuerpo en la posición óptima del haz del  brazo-C  y marcas en el suelo para posicionar el equipo.

  • Deberíamos usar un láser.

  • Debemos utilizar  disparos por pulsos

  • Debemos mantener la  distancia  al paciente.

  • Debemos comprobar que el tubo de rayos X se coloca debajo del paciente y que el personal se coloque del lado del intensificador

  • Mantener las manos lejos de y fuera del haz de rayos.

  • Siempre debe llevar la protección adecuada

  • En la proyección de perfil  mantenerse alejado del tubo de rayos x

  • Llevar el intensificador de imágenes tan cerca del paciente como sea posible.

  • No abusar de la ampliación.